Un prólogo para abrir boca

Bueno, ya conocemos el plato principal, al chef que lo prepara, a dos de los pinches que colaboran en la edición…, pero nos falta algo muy importante para ir abriendo boca, ¡el aperitivo! Y es que este libro no sería los mismo sin su prólogo y su prologuista, Antonio Álamo.

 

Álamo1
Imagen obtenida de la web del autor

No podríamos haber contado con nadie mejor para esta edición, todo un profesional de la literatura y, como no podía ser de otra manera, del teatro. Podríamos enumeraros aquí una larga e importante lista de sus textos dramáticos, obras narrativas, dramaturgias, etc.; podríamos daros  los nombres de los premios que ha recibido; podríamos hablar de dónde ha nacido, de qué ha trabajado, de qué editoriales le han publicado…, pero no. Toda esa información la tenéis de primera mano en la página web del autor (http://antonioalamo.com) que os invitamos a visitar y a curiosear porque no tiene desperdicio y seguramente encontraréis muchas cosas interesantes; por lo menos nosotros encontramos algo que no habíamos visto antes cada vez que entramos.

Preferimos contaros cómo ha sido trabajar con él Antonio, pues no hay día que no le agradezcamos su colaboración. Lo primero fue contactar con él, lo que fue bastante sencillo por dos motivos: por un lado, su email personal está en su página web y, por otro, resultó que teníamos un conocido común, un escritor y editor que había trabajado con él hace unos años, y que nos presentó y «abonó el terreno».

alamo-2
Imagen obtenida de Poemas del Alma

La suerte no se hizo esperar y recibimos una respuesta positiva enseguida (en ese momento la mejor noticia que nos podían dar), iba a ser el prologuista de La Nona. Bueno, ni la suerte ni él, porque en menos de una semana teníamos prólogo. Un prólogo completo, estudiado, que desprendía profundidad y un riguroso trabajo de lectura, crítica e investigación por parte de su autor (no podíamos estar más agradecidos y felices).

Si tuviéramos que destacar las tres mejores cosas que nos han sucedido en esta edición, sin duda, una de ellas sería haber podido trabajar con Antonio Álamo, por su seriedad, su franqueza, su celeridad y su cercanía, siempre pendiente de atendernos con eficacia. En todo momento ha estado atento a nuestras dudas, nos ha animado y contagiado su entusiasmo y cariño por el género teatral.
Gracias, lectores, gracias, Antonio. Y a todos: ¡felices dramas!
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s